Gaur egun / Actualidad de K2K emocionando

Nuevo Estilo de Relaciones NER Harreman Estilo Berria

jueves, 11 de febrero de 2016

Universidad de personas para la sociedad, universidad de lo mejor del universo (Innoven, sus señorías)


La universidad no tiene que dar trabajadores. La universidad tiene que hacer personas para la sociedad, no personas para la industria, eso era hace siglo y medio, cuando empezó el ferrocarril —en el libro lo veréis bien claro, aunque ya lo sabéis [dice señalando hacia los ejemplares de La tercera revolución industrial, de Jeremy Rifkin, que ha traído para los parlamentarios de la mesa]— y cuando se empezaba a capacitar a la gente para la industria. Seguimos sacando personas para las industrias que marcan la pauta. Telefónica, el otro, Iberdrola, no sé quién y demás, ¿qué necesita?

Necesitamos personas para la sociedad. Dos tercios no trabajan en lo que estudian y a lo largo de sus cuarenta, cincuenta años [de vida laboral] no tiene que ver lo que has estudiado con lo que te va a ocurrir durante cuarenta, cincuenta años, y cada vez más. Luego, no tiene sentido preparar a unas personas para lo que van a hacer los próximos tres o cuatro años, cuando encima dos tercios no trabajan en lo suyo y un tercio se va a tirar un año y medio sin hacer nada. Estamos absolutamente desenfocados. Personas para la sociedad, no personas para la industria.

Somos tan capaces que en un puesto de trabajo en seis meses —y he dado trabajo a cientos y cientos y miles de jóvenes, he creado más de cuatro mil puestos de trabajo en mi vida— se adaptan en tres, seis, doce meses cualquier persona hace cualquier cosa, porque somos lo mejor del universo, entonces, ¡lo hacemos inmediatamente! Y te quedan cincuenta años de trabajo. Yo les digo a los jóvenes: no te preocupes si no encuentras trabajo ahora; tienes 22, vas a trabajar hasta los 75, vas a vivir 105, ¿qué te pasa por que un año, año y medio estés sin trabajo, buscando? Lo que tienes que saber es lo que quieres para los próximos cincuenta años, no qué es lo que quieres este año. ¿Sabes lo que quieres? Si no sabes lo que quieres, primero tienes que saber lo que quieres, y no pensar dónde me coloco y dónde gano ochocientos euros, que hace cinco años eran mil quinientos, ahora con ochocientos se conforman todos, pero es para gastar. Luego, qué es lo quieres ser es lo primero, y no qué es lo que quieres encontrar a corto.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 15:40 a 17:13.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Nuestro modelo «siempre somos sociedad» (Innoven, sus señorías)


Modelo imperante —no tengo tiempo de llegar adonde quiero llegar—, el típico: la empresa, la propiedad y los ejecutivos, y el cliente al final; por otro lado: los trabajadores, preocupados por su salario y sus horarios, y los sindicatos; la eficiencia por ahí arriba: la eficiencia para el empresario es una, para los trabajadores es otra o no les preocupa. El sistema, el que ya conocéis.

Como no tengo tiempo, voy a explicarlo en un minuto: este es el nuestro, basado en las personas, focalizado en el cliente y la eficiencia, y la sociedad por encima de todo, sobre la sociedad. Nosotros, cuando nos juntamos, lo primero de lo que hablamos es de la sociedad. Los datos primeros que vemos en una reunión son de la sociedad: cuántas horas hemos dedicado, cuántas ideas hemos aportado, en qué lugares hemos estado, cuánto no sé cuál; lo primero que hacemos, y luego empezamos a hablar de ventas, de rentabilidad y de no sé cuál.

Las personas somos sociedad. Trabajamos, vamos al monte, estamos con los amigos, vamos con la familia, pero somos siempre sociedad. No somos trabajadores, somos personas de la sociedad.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 14:45 a 15:39.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Edgar Morin (Innoven, sus señorías)


Y algo que tiene que ver con lo que teóricamente está aquí [se refiere al guion de su charla y señala a la diapositiva proyectada que tiene una cita de Morin]. Yo soy un enamorado de Edgar Morin, os lo aconsejaría, y vosotros me podéis aconsejar en muchas cosas, porque con ochenta y tantos años hay que ver qué lucidez y qué cosas tiene esta gente, como Herman Hesse, todo este tipo de gente. [Quizá quiere decir: Stéphane Hessel; Hesse es el autor de su muy leído y citado Siddharta, y Hessel es otra de sus lecturas de los últimos años, con Morin; dedica a ambos este post en este blog]. [Y lee la diapositiva proyectada con la cita de Morin.]

«Todos los ciudadanos del planeta pueden y deben cultivar su identidad múltiple, que incluye la identidad familiar”. [Hace un inciso en la lectura:] Que no se le discute a nadie, nadie se mete con tu familia, tu familia no sé cuál, se respeta absolutamente, tenemos orgullo de la familia, podemos tener problemas con la familia, pero si se meten contigo, saltas: el respeto a la familia. [Prosigue leyendo la cita anteponiendo “respeto” a cada una de las identidades que se enumeran «la ciudadana, la étnica, la nacional, la religiosa o filosófica, la continental y la terrestre», que Koldo lee así:] respeto a la ciudadanía, respeto a la etnia, respeto a lo nacional, respeto a lo religioso, a la filosofía, a lo continental y a lo terrestre.

Se puede y se debe.

Y esto es lo que algunos entendemos que es pura naturaleza y que es sentido común.

Es igual la constitución que esté o la que no esté; es sentido común o no es; es libertad o no es libertad; es lo que somos o lo que no somos; ¿tenemos derecho o no tenemos derecho?

Esto [se vuelve hacia la pantalla con la cita de Edgar Morin] creo que indica un poco lo que allá donde tú quieras y lo que tú quieras, porque como ciudadano tengo que ser libre y tengo que tener mis propias creencias. Y allí donde yo quiera paro: en lo religioso, en lo filosófico o en lo étnico o lo familiar, o en lo que quiera. Pero ¿quién me pone puertas al campo?, ¿por qué? Y, ¿quiénes?

Muy interesante leer a Edgar Morin, que tiene cosas tremendas.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 8:23 a 9:41.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Tenemos que hacer una sociedad capaz de afrontar cualquier cosa que tenga que ver con el futuro (Innoven, sus señorías)


Esto lo tengo escrito hace año y pico [Koldo señala a la presentación de diapositivas que le va a servir como guion de su charla]. Cuando me invitaron a poder venir, dije, bueno, no tengo ninguna dificultad porque lo tengo escrito lo que voy a decir, lo que cuento por ahí, lo que he explicado en estos últimos meses en algunas charlas y he podido sentir que la gente se ha sentido muy conectada con esto, que nos tenían que echar de los lugares donde estábamos porque nos daban las 10 de la noche y querían seguir hablando de cosas que a la sociedad le preocupan y le ocupan. Con lo cual, os voy a contar no lo mío, sino lo que he podido sentir que, efectivamente, engancha a la gente porque la gente está preocupada. La sociedad está preocupada. Muy preocupada, pero eso ya lo sabéis y por eso posiblemente estáis con esto [señala de nuevo a su guion de la charla].

Bien. Entonces: «ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada» [lee en la primera diapositiva esta frase, que da título a su intervención, y continúa leyendo la siguiente diapositiva]:

«Una sociedad que confía y se siente segura con las instituciones políticas, económicas y sociales, así como con sus conciudadanos, una sociedad que sabe —“que sabe”, me parece importante esta palabra, dice, haciendo un inciso en la lectura—, conoce y participa de su realidad y se siente orgullosa de la misma, no tendrá dudas a la hora de afrontar las grandes decisiones de futuro.»

[...]

Entonces, una base sobre la que quiero exponer es esto: una sociedad que sabe, que confía, que conoce, que se siente segura con ella y con sus vecinos —cosa que no suele ocurrir, que no confiamos ni en nuestros vecinos.

[...]

¿Qué pasa con esta sociedad? ¿Qué pasa con ese huerto al que hay que mimar?... —no: “¿qué leyes hay que cambiar para...?”, no creo en eso.

Tenemos que hacer una sociedad capaz de enfrentarse a lo que sea, capaz de expresar, capaz de respetar mayorías, capaz de lo que haga falta porque es madura, cree, respeta y adelante y decidimos.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 3:13 a 4:14; 5:22 a 5:32; 12:18 a 12:49.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Diversidad (Innoven, sus señorías)


Otra palabra clave [Koldo señala a la diapositiva]: diversidad. Yo lo llamo «campana de Gauss», lo he explicado cuatrocientas mil veces, en quinientas asambleas.



Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 12:18 a 12:49.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









martes, 9 de febrero de 2016

La nueva manera de hacer que marca diferencias, en el país y a nivel europeo


En el mundo de las organizaciones empresariales, del que sé bastante, llevo toda la vida en esto, en temas sociales, ikastolas..., de todas las peleas, he hecho asambleas y líos, desde que yo empecé hace 9 años, 21 años, 22 en Irizar, con la nueva manera de hacer, puedo demostrar y demostramos, durante 22 años, aunque nadie nos hace caso, y somos estudios de Harvard, estudio de todas las universidades, que somos capaces de ser organizaciones que marquen las diferencias a nivel de país y a nivel europeo, como era en su día Irizar y como hoy estamos haciendo, y que, en dos años, somos capaces de mejorar la productividad, con libertad, con horas, compartiendo, trabajo en equipo, muchas cosas que ahora digo... el 60% la productividad en las organizaciones empresariales.

Si nosotros ahora en este momento en este país, después de tantas peleas entre patronal, dirección y sindicatos, hemos llegado a que cada uno haga lo suyo, con lo cual vamos a 60 por hora, como yo diría, efectivamente, no queda una organización empresarial en este país —vosotros lo llamáis empresa, yo lo llamo organización— en este país van a quedar contadas, porque con el modelo tradicional no podemos competir con organizaciones a nivel mundial que actúan de la misma manera, con el mismo sistema organizacional, pero con unos costes 6, 8, 10, 15 veces menores y con unas tecnologías iguales que las de aquí, porque las tecnologías están en todo el mundo y al alcance de todo el mundo.

Con lo cual, hay una cosa con la que no podemos competir que es si solamente va a ser con las manos, la mayoría mano de obra directa, unos que mandan y todos así [dibuja una pirámide con las manos]. Eso también lo tienen en China, lo tienen en Turquía y lo tienen en India, ahí no podemos competir.

Tenemos que ser organizaciones que actúen de una forma absolutamente diferente. Con o cual, yo diría que la pyme media en este país, y lo demostramos, con muchos años de trabajo y con nombres y apellidos con números, va al 60% de actividad. De 60 a 100, 40, que entre 60 es el 66% que se podría mejorar la productividad, sin meter horas extraordinarias, sin hacer nada atípico, solamente con ilusión, siendo las personas actores en vez de títeres, que son mandados desde arriba.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 5:49 a 5:55.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Desde la libertad (Innoven, sus señorías)


Esto lo tengo que poner porque es la palabra de mi vida: “¡libertad!”. Pero dicho así parece que es libertad para hacer lo que uno quiera, no, no, libertad para mí tiene que ver con lo que pone aquí básicamente [y lee en la diapositiva proyectada]: “La libertad necesita de ciudadanos maduros”...

Vivimos en un mundo dominado por dos cosas fundamentales: el dinero, que tiene que ver con el consumo, estamos en una sociedad que en los últimos 20 o 30 años ―nos ha tocado esa sociedad, antes eran otras sociedades “dominadas por”― está dominada por el consumo, que tiene como consecuencia el dinero, adoramos el dinero porque tenemos un tema de estatus, de ser más, y sobre todo un tema de consumo.

Con esos dos principios que hoy día casi casi están inundando, están impregnando a la sociedad, esto de la libertad parece una cosa de la que ya casi ni se habla.

[Lee de nuevo en la diapositiva proyectada:] “Ciudadanos maduros, conscientes y participativos”: solamente desde la libertad se puede ser participativo, desde la libertad. Y esto es otra cosa que tiene que ver con la educación. Si a los niños desde pequeños, con 4, 5, 6, 7 años, les escucháramos mucho, serían y actuarían de forma diferente, más en equipos, más en grupos, que puedan expresarse, que puedan hablar de los temas de actualidad, que aprendan a respetar, que aprendan a responder, que aprendan a saber que no tienes por qué estar de acuerdo y por eso enfadarte, que simplemente tienes tus ideas.

Que sabes cómo piensan los demás... Que no tuviéramos problema en hablar de nuestros sentimientos, cosa que es un problema grave. Podemos tener un compañero de toda la vida al lado y no sabemos más que veranea en Lekeitio y que es del Athletic, pero no sabemos qué siente, no estamos educados a hablar de nuestros sentimientos. Eso parece que es lo tuyo, no tienes por qué contarlo, no tienes... ¡Poder sentir desde la libertad que sabes que te van a respetar!

[Continúa leyendo la diapositiva proyectada:] “La libertad necesita de ciudadanos maduros, conscientes y participativos. Es decir, de personas activas en lo social y con perspectiva comunitaria. Es la libertad fraternal donde no se impone ni se delega, se participa”.

Es lo contrario del miedo, que es otra de las claves que hoy inundan nuestra sociedad. Miedo a esto, miedo a lo otro, a lo otro, miedo desde pequeño, a las notas, miedo a los padres, a que te caigas. Vivimos en un mundo de miedo, me paso, no me paso, me ven, no me ven, se puede, no se puede... Es un mundo carente absolutamente de libertad. Claro, desde la libertad es difícil hacer eso.

[Lee otra diapositiva de la presentación]: “Cada persona es portadora de su propia propuesta, y la palabra es el vehículo que permite ponerse de acuerdo con otras personas que tienen también opinión sobre los asuntos que competen a todos por igual”.

Solo las personas libres pueden estar representando y diciendo lo que sienten, si no, lo que están diciendo es lo que sienten otros, lo que dicen otros, lo que les dictan.

Las personas libres no entramos fácilmente en ese juego de me dicen. Digo, no me dicen que diga. Tengo la mala suerte de que me encontrado con bastante gente que dice lo que le dicen que tiene que decir, pero poca gente que actúa en libertad.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 9:41 a 12:16.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Las decisiones, en asamblea (Innoven, sus señorías)


He vivido toda mi vida a golpe de asamblea. Nosotros hacemos una media de 7 asambleas al año. Las Sociedades Cooperativas hacen 1 y el BBVA también hace 1. [Celebrar] La Asamblea Ordinaria no es ser asambleario, es una asamblea obligatoria que hay que hacer. Nosotros hacemos 7 porque todas las decisiones las tomamos en asambleas. Sean 700 personas, sea en México —cuando andaba yo por México con Irizar— o en Marruecos o en la [empresa] de 40. Las decisiones, en asamblea. De media hacemos 7 al año [en los proyectos de ner group] para ir tomando decisiones de acuerdo con lo que nos preocupa y ocupa.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 5:55 a 6:23.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Hay un problema de confianza entre los que estamos (Innoven, sus señorías)


Yo veo que muchas veces la gente a veces confía menos en sus compañeros de trabajo que en otras cosas porque “como ya les conocen” —“este, vago”; “este, para arriba y este, para abajo”—, hay un problema también de confianza entre los que estamos.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 5:32 a 5:49.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









viernes, 5 de febrero de 2016

La sociedad es la que tiene que marcar el ritmo, siendo absolutamente creativos (Innoven, sus señorías)




En el mundo de la naturaleza, para que la cosecha exista, tiene que haber un buen cuidado de la tierra, unas buenas semillas. Esto tiene que ver con ir por delante. Luego, después de eso, y si tenemos sol y tenemos lluvia, tenemos cosecha. Lo que en la tierra no funciona —y llevo toda mi vida con mis huertos, nací en un huerto y sigo pasándome mis veranos descalzo en mi huerto— es intentar planificar la cosecha si no queremos forzar la tierra, que tiene que ver con la química, con los crecimientos, con la industrialización de la tierra... todo eso.

Yo quiero hablaros de cosas de que lo que hay que hacer es preparar a la sociedad, es la sociedad la que tiene que marcar el ritmo y no son las leyes hechas con el mundo del pasado, hace cuarenta años, veinte, diez, cuando los que lo estamos viviendo, los que tenemos que crear el futuro somos los que vamos estando, que son los que pueden haber estado hace cuarenta años y los que vienen.

Ese pasado, o sea, lo escrito: yo soy antinormas, soy un poco iconoclasta y un poco inconformista, por no decir mucho, y soy antinormas, antiprocesos y antiprocedimientos, pero ¿por qué digo esto? Porque creo tanto en las personas que cuando hay procesos y procedimientos, no hay creatividad. Las personas somos por encima de todo creativas, eso es una cosa natural que llevamos los humanos.

Si todo está procedimentado, y más en las empresas, donde he dedicado mucho tiempo de mi vida a no hacerlo como lo hace todo el mundo y —tengo que decirlo, ya me pongo yo alguna medalla, ¡no pasa nada!— me ha ido toda la vida bien y con los que he participado les ha ido toda la vida bien, es porque hemos ido siendo absolutamente creativos. Y de la creatividad sale la innovación. Pero si seguimos criterios ya redactados, procesos y procedimientos, los demás lo que hacen es hacer. Y los humanos somos, sobre todo, sentimiento… sentimos, pensamos y hacemos.

En el mundo de lo armado, en el mundo donde todo está diseñado por otros, las personas están para hacer, muy poquitas para pensar —y luego el día a día, lo urgente, no les deja ni pensar— y casi nadie para sentir y soñar. A mí me parece que eso es lo que no tenemos que hacer si queremos una sociedad que marque el ritmo, que marque las pautas y que marque lo que realmente quiere. Sobre esa base está lo que quiero contaros.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 1:00-3:13.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Entender la diversidad humana es vital para cualquier decisión que se tome (Innoven, sus señorías)




¿Qué ocurre entonces con las personas que hay que saber? Es fundamental para la vida particular y para estar con la suegra —como yo digo—, con el amigo o con el vecino: que no hay dos personas iguales en el mundo, ni dos días iguales. El día que descubrí eso, cuando llegué a comprender, incluso a entender eso —que son palabras diferentes—, resulta que te ayuda a poder saber que estás con cuarenta personas diferentes, con cuatrocientas diferentes, y que hoy y ayer es diferente, y tú también estás diferente. Porque la suegra es diferente que tú. Tus dos hijos son diferentes, absolutamente diferentes, y tu hermano es diferente. Entender y comprender y educar en esto, desde que somos pequeños, que no hay dos personas iguales en el mundo ni dos días iguales...

Pongo un ejemplo muy sencillo —para que lo entienda toda la gente a la que se lo explico, se lo explico a todo el mundo, a la gente que dice que no sabe, a los no universitarios—, es con las alturas: si estamos 40 personas, formamos una campana de Gauss con las alturas; aquí hay uno de 1,92 y uno de 1,50, pero la mayoría tendremos 1,60-1,65, es una campana de Gauss. Si pudiéramos medir cómo somos de creativos, saldría una campana de Gauss, porque somos todos diferentes. ¿Y cómo somos de solidarios? Como una campana de Gauss. “Es que la gente no es solidaria”, sí, pero es que somos todos diferentes, unos más y otros menos. La pregunta es cómo somos capaces de desplazar la campana de Gauss a la derecha, pero somos todos diferentes. ¿Cómo somos de generosos? Como una campana de Gauss. ¿Cómo somos de simpáticos? Como una campana de Gauss.

Vamos a la cuadrilla —cuando teníamos—, y cada uno éramos diferente: el que era simpático [...] pero nos complementábamos. La diversidad también tiene que ver con el trabajo en equipo porque, precisamente al no ser perfectos los humanos, menos mal, nos complementamos, pero entender la diversidad humana es vital para cualquier decisión que se tome. No se puede tratar a las personas, a la familia, a los hermanos, a los hijos, como que somos todos iguales, ni como a mí me toca estar arriba, decido, porque ya pienso yo por vosotros. Eso es absolutamente imposible porque cada uno somos un mundo y eso tiene que ver mucho con la educación.

Entender, saber —y esto es ciencia pura, no es que lo diga yo—que no hay dos personas iguales es vital, otra idea básica para poder entender cuando hablamos de personas.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 6:23-8:23.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









Comunicación, pedagogía, ilusión (Innoven, sus señorías)




Uno de los graves problemas que yo veo en los políticos y en los que ostentan los grandes cargos (llámense intelectuales, llámense empresarios) es que hacemos —luego os lo diré— muy poca pedagogía.

Queremos que las cosas se decidan, pero sin educar a la sociedad.

Educar cuesta mucho, pero nosotros lo hacemos en las organizaciones. 22 organizaciones, 1.500 personas, que en los 9 años hemos creado [ner group] y donde yo he partido otra vez de cero, le dedicamos muchísimo tiempo a la pedagogía, muchísimo tiempo a estar sentados, todas las personas, tengan buzo, tengan pelo blanco, tengan 60 años o tengan 25. A compartir el proyecto que tenemos entre manos. Muchísimo tiempo. Dedicamos el 3%, el 3,5%, a compartir y el 2,5% a la sociedad. O sea, que teóricamente somos el 5,5% menos productivos que las demás organizaciones empresariales, porque eso lo dedicamos a vernos, a compartir y a ayudar a las personas de Colombia, del Sáhara o del pueblo de enfrente.

Esto no tiene nada que ver con la productividad y resulta que nos va, como grupo y como organizaciones, mejor que a la media de este país con diferencia.

Luego, no es un problema de estar al lado de la máquina, sino que es un problema de ilusión, de querer lo que tienes entre manos y no de tiempo o de riñón.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, minutos 4:14 a 5:22.


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









#audio #descargalibre Koldo Saratxaga: intervención completa + preguntas - Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco




Escuchar en Google Drive




Vídeo de la comparecencia


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.









#audio Koldo Saratxaga: intervención completa + preguntas - Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco




Escuchar en Soundcloud




Vídeo de la comparecencia


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.